Newsroom

Press Release

For Immediate Release: November 10, 2010

Nuevo Informe Revela que Entre Minorías las Tasas de Hospitalización por Gripe H1N1 son Mayores, Pero Tasas De Vacunación son Menores

Washington, D.C., 10 de noviembre del 2010 - Durante la temporada de gripe 2009-2010, las tasas de hospitalización por la gripe H1N1 entre la población afroamericana, hispana e india americana/nativa de Alaska fueron casi el doble de las de la población blanca, según el nuevo informe ‘Luchando Contra la Fatiga de la Gripe' (Fighting Flu Fatigue) de la organización Trust for America's Health (TFAH, por sus siglas en inglés). Al mismo tiempo, las tasas de vacunación contra la gripe estacional y la H1N1 fueron menores entre afroamericanos e hispanos que entre blancos.

Durante la temporada de gripe 2009-2010:

  • La tasa de hospitalización entre la población afroamericana fue de 29,7 por ciento por cada 100.000 personas en comparación con la tasa de hospitalización entre la población blanca de 16,3 por ciento por cada 100.000 personas. La tasa de hospitalización entre la población hispana fue de 30,7 por ciento por cada 100.000 personas;
  • La tasa de vacunación contra la gripe H1N1 fue 9,8 por ciento menor entre adultos afroamericanos y 4,2 por ciento menor entre niños afroamericanos que entre adultos y niños blancos;
  • La tasa de vacunación contra la gripe estacional fue 16,5 por ciento menor entre adultos afroamericanos y 5,6 por ciento menor entre niños afroamericanos que entre adultos y niños blancos;
  • La tasa de vacunación contra la gripe H1N1 fue 11,5 por ciento menor entre adultos hispanos que entre adultos blancos, no obstante, la tasa fue 5,5 por ciento mayor entre niños hispanos; y
  • La tasa de vacunación contra la gripe estacional fue 21,7 por ciento menor entre adultos hispanos y 2,6 por ciento menor entre niños hispanos que entre adultos y niños blancos.

La gripe puede prevenirse con una vacuna, no obstante, entre 3.000 y 49.000 estadounidenses mueren anualmente debido a padecimientos relacionados con esta enfermedad, según una revisión de las defunciones entre 1976 y 2007. Además, cada año en los Estados Unidos la gripe es responsable de más de $10 billones en perdidas en términos de productividad y gastos médicos directos, así como $16 billones en perdidas de ingresos potenciales. Luchando Contra la Fatiga de la Gripe examina las lecciones aprendidas tras la pandemia de gripe H1N1, con el objetivo de apoyar la elaboración de futuras políticas sobre la gripe y la prevención en los Estados Unidos.

"Tras la pandemia de gripe H1N1, podríamos seguir dos caminos distintos", dijo Jeffrey Levi, PhD, director ejecutivo de TFAH. "Podríamos volver a un estado de complacencia nacional en torno a la gripe, o podríamos aprovechar el ímpetu en los esfuerzos de respuesta frente a una pandemia para evitar que millones de estadounidenses sufran de gripe cada año. Aprovechar el trabajo que hemos hecho también puede ayudar a que el país esté mejor preparado para enfrentar futuros brotes de enfermedades".

En la anterior temporada de gripe, durante la pandemia, las tasas de vacunación contra la gripe alcanzaron cifras históricas. En el período 2009-2010, alrededor del 44 por ciento de niños entre las edades de seis meses y 17 años recibieron la vacuna contra la gripe estacional, y alrededor del 40 por ciento de niños recibieron la vacuna contra la gripe H1N1. En años anteriores, la tasa de vacunación infantil contra la gripe habían permanecido en alrededor de un 24 por ciento. En el periodo 2009-2010, aproximadamente el 40 por ciento de los adultos fueron vacunados contra la gripe estacional, en comparación con años anteriores en los que la tasa de vacunación había permanecido en alrededor de un 30 por ciento. La tasa de vacunación de la gripe H1N1 entre adultos fue de aproximadamente un 27 por ciento, no obstante, esta cifra se vio reducida por la limitada disponibilidad de la vacuna al inicio del brote. 

Este año, por primera vez, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) han recomendado que todos los estadounidenses mayores de seis meses reciban la vacuna contra la gripe. Con el propósito de ir más allá en la lucha contra el virus de la gripe, aumentar las tasas de vacunación y aprovechar el ímpetu en la respuesta frente a la gripe H1N1, el informe recomienda la creación de una campaña a gran escala que incluya:

  • Educación sobre la necesidad de las vacunas contra la gripe, que se centré en por qué todos deberían inmunizarse y la seguridad de las vacunas;
  • Aumentar y facilitar el acceso a las vacunas contra la gripe, incluso entre las personas que no tienen seguro médico o no reciben atención médica regular;
  • Incentivos a los trabajadores del sector de la salud para que se vacunen. Durante la temporada pasada, sólo el 62 por ciento de los trabajadores de éste sector se vacunaron contra la gripe estacional, y únicamente el 37 por ciento se vacunaron contra la gripe H1N1 antes de enero del 2010.

Recomendaciones para la Preparación Ante una Eventual Pandemia u Otras Emergencias de Salud

A pesar de que la pandemia H1N1 se consideró moderada, tuvo un grave impacto en el país; infectando alrededor del 20 por ciento de los estadounidenses (aproximadamente 60 millones de personas) y resultando en aproximadamente 274.000 hospitalizaciones y 12.000 muertes. Además, la pandemia H1N1 requirió de una respuesta de salud pública nacional, a gran escala, rápida y sin precedentes, pruebas de laboratorio, educación para el público en general y para los profesionales de la salud, gestión de contramedidas médicas, y la distribución y el lanzamiento de una campaña nacional de vacunación. 

El informe Luchando Contra la Fatiga de la Gripe reveló que la respuesta al brote de gripe H1N1 demostró que las inversiones hechas para apoyar los esfuerzos de preparación en caso de emergencias de salud, lograron que el país estuviera mejor capacitado para responder a una pandemia de como lo hubiera estado hace unos años. Sin embargo, el brote también reveló problemas en la preparación de salud pública, incluyendo algunas lecciones en el mudo real y deficiencias en infraestructura que datan de mucho tiempo atrás. 

Un factor clave que obstaculizó la respuesta a la pandemia H1N1, fue que incluso en el medio del brote, los recortes presupuestarios trajeron como consecuencia la pérdida de más de 23.000 puestos de trabajo en los departamentos de salud locales, licencias obligatorias y una reducción de las semanas laborales de 13.000 departamentos de salud locales.

El informe también destacó varias lecciones aprendidas del brote de gripe H1N1, particularmente:

  • Los fondos de emergencia son esenciales, pero no suficientes para llenar los vacíos de infraestructura que datan de tiempo atrás;
  • Los planes de respuesta ante emergencias y pandemias deben ser adaptables y desarrollados científicamente;
  • Establecer la confianza con el público por medio de una comunicación clara y honesta es fundamental, sin embargo, los grupos de mayor riesgo son a menudo los que tienen los niveles de confianza más bajos;
  • Recomendaciones sobre ausencias por enfermedad, cierres de escuelas y restricciones a reuniones comunales tienen importantes ramificaciones que deben tenerse en cuenta;
  • La coordinación entre comunidades, estados y países es extremadamente complicada, pero debe ser de alta prioridad;
  • Declaraciones y leyes de emergencia competitivas deben coordinarse mejor para evitar confusiones y brindar protección a los voluntarios.

Además, el informe encontró elementos claves que deben estar disponibles en situaciones de emergencia potenciales y para responder a la gripe estacional, pero que a menudo son deficientes debido a la falta de recursos. Entre ellos:

  • Productos farmacéuticos, vacunas y equipos médicos modernos y disponibles;
  • Capacidad repentina para prestar atención masiva a los pacientes;
  • Infraestructura de salud pública esencial, como vigilancia, capacidad de los laboratorios y fuerza laboral.

El informe fue apoyado con un subsidio de la Fundación Robert Wood Johnson y está disponible en el sitio web de TFAH en www.healthyamericans.org.

Acerca de TFAH

Trust for America's Health es una organización independiente sin fines de lucro, dedicada a salvar vidas protegiendo la salud de las comunidades y trabajando para hacer de la prevención de enfermedades una prioridad nacional. www.healthyamericans.org.

 

###

 

 

Contact

Contactos: Albert Lang (202) 223-9870 x 21 o alang@tfah.org o Laura Segal (202) 223-9870 x 27 o lsegal@tfah.org